William Turner

26 de agosto de 2009

Anhelo.



En cuanto oí la primera historia sobre tí,

comencé a buscarte...

(Rumí)

...y dice Jack Kornfield:

"Conectarse con lo sagrado es, tal vez, nuestra necesidad y
nuestro anhelo más profundo...Algo nos llama hacia la ple
nitud, hacia el estar completamente vivos, aunque no lo re
cordemos...

Una belleza que nos llama, una totalidad que sabemos existe.
Los sufíes llaman a esto "la voz de los amados". Nacemos en
este mundo con esa canción en nuestros oídos, pero tal vez la
reconozcamos primero por su ausencia...

Pero es ese espíritu elusivo el que nos contiene por completo,
que alimenta nuestro corazón, llamándonos a la búsqueda
del sentido de la vida. Algo nos empuja a volver a nuestra ver
dadera naturaleza, a nuestro corazón sabio y despierto..."
*
...para Michelle Najlis se trata del "corazón esquivo del
Amor"... para los sufíes "la voz de los amados",...para
Kornfield "ese espíritu elusivo que nos contiene por
completo"... para la tradición zen "la búsqueda del buey
sagrado"... el anhelo enciende el corazón y cada uno
lo percibe en el espejo de sí mismo...
*
Del comentario de Blanca: para el místico cristiano
es el anhelo de Dios, del Amado de San Juan de la Cruz;
"¿Adónde te escondiste
Amado, y me dejaste con gemido?
Como el ciervo huiste
habiéndome herido:
salí tras de ti clamando y eras ido".
Gracias.

11 comentarios:

  1. Hola:

    quieroq ue sepas que me facina tu blog. esamos muy contectos de poder comaprtir contigo la vida en el espiritu, mas alla de las formas, que son solo expreiones de dominacion y idio por la vida. Misticos y Miesticas, personas sabias, maestros y maestras de espiritualidad, no solo una pequeña elite, sino como patrimonio de todos y todas y nuestra Madre Tierra nos volvera a ver como sus hijos e hijas.

    ResponderEliminar
  2. HOLA DELIA¡¡¡
    QUE ALEGRIA PASAR A LEERTE OTRA VEZ AMIGA
    GRACIAS, POR TU AMISTAD¡¡¡¡¡¡¡
    ESTOY VOLVIENDO , BESOS FUERTES

    ResponderEliminar
  3. Para los místicos cristianos, es el deseo de Dios, el anhelo del Amado. Como lo expresa San Juan de la Cruz:
    "¿Adónde te escondiste,
    Amado, y me dejaste con gemido?
    Como el ciervo huiste
    habiéndome herido;
    salí tras ti clamando y eras ido".

    Ese continuo anhelo nos conduce al encuentro, que se realiza en el más amoroso de los silencios.
    Hermosa entrada. Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  4. En este año 2007 se cumplen 800 años del nacimiento de Jalal ud-Din Rumi (1207-1273), el mayor de los místicos islámicos, un extraordinario poeta del amor. Nació en Afganistán, pasó por Irán y vivió y murió en Konia, Turquía. Era un erudito profesor de teología, celoso en sus ejercicios espirituales. Todo cambió en su vida cuando se encontró con la figura misteriosa y fascinante del monje errante Shams de Tabriz. Como se dice en la tradición sufí, fue «un encuentro entre dos océanos». Ese maestro misterioso inició a Rumí en la experiencia mística del amor. Su agradecimiento fue tan grande que le dedicó todo un libro de 3.239 versos, el Divan de Shams de Tabriz. «Divan» significa colección de poemas.

    La efusión del amor en Rumí es tan avasalladora que lo abraza todo: el universo, la naturaleza, las personas y sobre todo a Dios. En el fondo se trata del único movimiento de amor, que no conoce divisiones, sino que enlaza todas las cosas en una unidad última y radical tan bien expresada en el poema Yo soy Tú: «Tú, que conoces a Jalar ud-Din (nombre de Rumí), Tú, el Uno en todo, di quién soy. Di: soy Tú». O aquel otro: «De mí no queda sino el nombre; todo el resto es Él».

    Esa experiencia de unión amorosa fue tan inspiradora que hizo que Rumí produjese una obra de 40 mil versos. Famosos son el Masnavi (poemas de cuño reflexivo-teológico), el Rubal-yat (canción de amor a Dios) y el ya citado Divan de Tabriz.

    Propio de la experiencia místico-amorosa es la embriaguez del amor que hace del místico un «loco por Dios», como lo fueron san Francisco de Asís, Santa Teresa de Ávila, Santa Xênia de Rusia y también Rumí. En un poema del Rubai’yat dice: «Hoy no estoy ebrio: soy los millares de ebrios de la tierra. Estoy loco y amo a todos los locos, hoy».

    Como expresión de esta locura divina inventó la sama, la danza extática. Consiste en danzar girando sobre sí mismo y alrededor de un eje que representa al sol. Cada dzerviche –así se llaman los danzantes- se siente como un planeta girando alrededor del sol que es Dios.

    Difícilmente en la historia de la mística universal encontramos poemas de amor con la inmediatez, la sensibilidad y la pasión de los poemas escritos por el musulmán Rumí. Es como una fuga de mil motivos que va y viene sin cesar. En un poema del Rubai’yat canta: «Tú, único sol, ¡ven! Sin Ti las flores se marchitan, ¡ven! Sin Ti el mundo no es sino polvo y ceniza. Este banquete y esta alegría, sin Ti quedan totalmente vacíos, ¡ven!

    Uno de los más bellos poemas, por su densidad amorosa, me parece que es éste, tomado del Rubai’yat: «Tu amor vino hasta mi corazón, y se marchó feliz. Después volvió, se puso los vestidos del amor, pero, una vez más, se fue. Tímidamente le supliqué que se quedase conmigo al menos por unos días. Él se sentó junto a mí y ya se olvidó de partir»...

    La mística desafía la razón analítica. La sobrepasa, porque expresa la dimensión del espíritu, aquel momento en el que el ser humano se descubre a sí mismo como parte de un Todo, como proyecto infinito y misterio abismal, inexpresable. Bien notaba el filósofo y matemático Ludwig Wittgenstein en la proposición VI de su Tractatus logico-pilosophicus: «lo inexpresable se muestra, es el místico». Y termina en la proposición VII con esta frase lapidaria: «Sobre lo que no podemos hablar, debemos callar». Es lo que hacen los místicos. Guardan un noble silencio, o cantan, como hizo Rumi, pero de un modo tal que la palabra nos conduce al silencio reverente.

    Leonardo Boff


    Espero les guste Teologos y teologas de costa rica

    ResponderEliminar
  5. Permiteme Delia que para mi sea el camino hacia la consciencia,con ella el hombre llegara a descansar en la contemplacion.

    Sea lo que sea,es cierto existe esa energia intenciona del interior,que nos lleva a un camino muy especial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Delia, tomar conciencia que ya estamos en un mundo sagrado, dejar de escapar del momento presente, solo quedarse allí sin tratar de cambiar nada, en ese momento comienza a tornarse todo en una divinidad, gracias y recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Hola Delia: precioso blog!
    Y parafraseando a Ramana Maharshi: Una vez que tienes tu cabeza en la boca del tigre ya no hay escapatoria.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. ...de alla venimos...y regresaremos....
    besitos mery

    ResponderEliminar
  9. Tengo la impresión de que ese juego de perderse y encontrarse consigo mismo en lo que aparenta ser nosotros (adónde te escondiste, Amado, y me dejaste con gemido)es Su propio juego consigo mismo. El es el Amado que se esconde, el que gime y el que aparenta ser nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar