William Turner

2 de febrero de 2013

La respiración como vía de acceso a la eseidad.


Al inhalar, permanezco
en el momento presente.
Al exhalar, es un
momento maravilloso.
-Thich Nhat Hanh.


   En muchas tradiciones, el primer paso consiste en tomar conciencia
del acto primordial y continuo de nuestra  vida que es el respirar.   En
él está inscrito el ritmo  básico de toda existencia:  acoger (inspirar) y
entregar (expirar). Mediante la percepción de este flujo y reflujo de la
vida en nosotros se empieza a  abrir una nueva dimensión  a través de
la propia corporeidad.  Se pasa del pensar al percibir, y del percibir al
sentir. Conectar con la propia respiración permite caer en la cuenta de
que  estamos  continuamente  recibiéndonos  desde fuera de  nosotros
mismos y que también nos  estamos dando  continuamente a nosotros
mismos. Estos dos momentos pueden difractarse en otros dos: tras la
inspiración  hay un  momento  de contención  del aire  que se  puede
prolongar algunos segundos, así como tras la exhalación se dan unos
instantes  de  permanencia  en el  vacío  antes de volver  a inspirar. De
este modo, descubrimos cuatro tiempos que expresan cuatro actitudes
ante  la  vida: al inspirar,  recibimos;  al contener  el aire, asumimos y
hacemos nuestro lo que hemos  recibido;  al expirar entregamos y nos
desprendemos  de  lo  que  hemos  asumido,   para  quedarnos  unos
momentos en el vacío, despojados de todo, antes de volver a inspirar.
La toma de conciencia de estos cuatro tiempos resulta una herramienta
muy eficaz para descubrir la profundidad potencial de cada instante.
Por ello en diversas tradiciones, la atención a la respiración no es sólo
el  primer  ejercicio que se  propone  sino que acompaña  a  lo largo de
todo  el camino.

-Xavier Melloni.

6 comentarios:

  1. El Inspiro-Expiro...enciende la Luz...para ver en nuestro interior

    Gracias Delia, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Arianna! una alegría recibirte, besos.

      Eliminar
  2. Cuando empiezas a respirar de manera consciente, todo en la vida adquiere otra dimensión.

    Me gusta esta entrada...

    Un fuerte abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar