William Turner

9 de enero de 2013

Ocaso.




   Un día, cuando estaba a punto de pisar una hoja seca, vi la hoja
en la dimensión esencial. Ví que no estaba realmente muerta, sino
que se estaba fusionando con el suelo húmedo a fin de aparecer en
el árbol en la primavera siguiente con otra forma. Sonreí a la hoja
y le dije: "Estás aparentando". Todo está continuamente aparentando
que nace y aparentando que muere, incluída esa hoja. Buda dijo:
Cuando las condiciones son suficientes, el cuerpo se revela a sí
mismo, y entonces decimos que el cuerpo existe. Cuando las
condiciones no son suficientes, el cuerpo no puede ser percibido por
nosotros y entonces decimos que el cuerpo no existe".
   El día de nuestra "muerte" es el día de nuestra continuación en
muchas otras formas.
-Thich Nhat Hanh


   Lo atemporal desconoce nacer y morir. El ocaso es transición a otra
forma de existencia. Ocaso supone superviviencia de una forma
diferente -no en el sentido de la superviviencia del yo- sino en el sentido
de la continuidad de nuestra identidad verdadera.
   Nuestro verdadero problema no radica en el morir, sino en nuestro
apego a una forma determinada, a la que estamos teniendo ahora
mismo. Tal como soy, soy la manifestación de la Realidad originaria
Dios.... Por ello no me preocupa el tema del renacimiento. Únicamente
Dios renacerá.
   No se trata de la extinción de la muerte con el fin de vivir eternamente,
sino de trascender nacimiento y muerte. Nos consideramos mortales
porque vamos a perder la figura exterior. Pero lo que somos realmente
no conoce ni nacimiento ni muerte.
-Willigis Jäger.


   "Soy no-nacido, y según mi modo no-nacido, nunca moriré.
Según mi modo no-nacido he sido eternamente y soy ahora y
seré en la eternidad.
Cuando retorne a 'Dios'...mi irrupción (a la divinidad) será
mucho más noble que mi salida...Cuando entre en el fondo,
en la base, en el río y en la fuente de la divinidad, nadie me
preguntará de dónde vengo o dónde he estado. Allí nadie me
ha echado de menos".
-Eckhart (sermón 26)


12 comentarios:

  1. ufff vaya 3 textos!!! vaya 3 señalamientos: directos, certeros ... impresionantes! Gracias Delia.

    ResponderEliminar
  2. Hermoso! Sobre todo el relato de Thich Nhat Hanh... Un fuerte abrazo hermosa amiga :)

    ResponderEliminar
  3. Querida Delia, muchas gracias por esta entrada, gran reflexiòn me llevo, mis abrazos.

    ResponderEliminar
  4. que tres perlas de luz... Más bello aún cuando se puede conceptualizar "aquello" con palabras tan certeras...
    Gracias por este hermoso aporte a lo que YA ES
    un saludo cariñoso

    ResponderEliminar
  5. Amelia, Victoria, Siria, Georgina y Santosham, reunidos por tres perlas que nos bañaron con su luz...gracias a lo que YA ES...

    ResponderEliminar
  6. Precioso. Realmente un hermoso regalo.
    Cuánto os he echado de menos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu visita Lola, un verdadero regalo, besos.

      Eliminar
  7. Gracias Delia

    Nada que decir, sí sentir las palabras que calan llegando al alma,

    Soy esa hoja que un día se desprenderá , para seguir siendo en la eternidad

    un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arianna, gracias por compartir, un abrazo de oso!

      Eliminar
  8. He tomado esta entrada para compartirla en mi blog de Thomas Merton. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Manuel, y gracias por los textos de Merton que nos haces conocer.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar