William Turner

3 de febrero de 2014

La simplicidad del proceso espiritual.

El árbol de la vida, Gustav Klimt.


"Estudiar el budismo es estudiar el yo,
estudiar el yo es olvidarse del yo,
olvidarse del yo es ser uno con todas las cosas.
Ser uno con todas las cosas es ser iluminado por todas las cosas"
-Dogen.

   Lo manifestado, la totalidad de lo fenoménico puede aparecer como "lo otro",
lo separado, lo no-yo y a su vez el yo se ve como lo subjetivo que observa al objeto
como algo diferente, esta es la mirada de la dualidad y la identificación con esta
mirada es lo único a lo que puede definirse como irreal. Cuando esta identificación
desaparece, sólo queda, permanentemente revelada, la Totalidad y la realidad de
su existencia. Dejar de identificarse con la ilusoria separación permite apreciar
que el único observador es Eso mismo que se está manifestando a través de todas las
formas que llamamos cosmos, universo o totalidad y que el yo persona es parte de
esa manifestación.
   Lo cotidiano, lo de cada día y cada vez llama a reconocer algo tan obvio como la
vida mostrándose a cada instante; esperar experiencias o estados de éxtasis resulta
absurdo cuando se descubre que no hay un "quien" que despierta, y es revestir de
complicaciones a la simplicidad del proceso espiritual.

12 comentarios:

  1. Que sencillo expresado así, con esas palabras, con esa poesía.
    El lector no debe volver a leer el texto.
    Fíense de su sensación al acabarlo.
    Volver con la mente aguda para descubrir la contradicción es un recurso muy frecuente.
    Gracias Delia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ..."fíense de su sensación al acabarlo"...buen consejo Juan para seguirlo siempre que uno escribe o lee algo porque si la comprensión llegó no tiene sentido volver atrás, y si no llegó será que no era ese el medio o el momento.
      Gracias.

      Eliminar
  2. Qué más decir amiga mía...

    Eso mismo...

    Un abrazo Delia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ernesto por seguir compartiendo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Muy bello texto, Gracias.
    Además cuando no esperas ni tienes espectativas la vida siempre sorprende de la manera más original.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Raquel, por las sorpresas de la vida!
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Hola Juan, muy acertado el comentario que dejas en este espacio.

    He accedido a tu blog y me ha gustado tu entrada. He querido dejar un comentario pero creo entender que me deriva a Google+??? Y ahí amigo he de señalar que no estaré.

    Tal vez soy yo quien no entiende bien este sistema del G+, pero por lo que conozco veo que juega en exceso con la privacidad de los usuarios.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la visita.
      Es mi torpeza con el Blogger... no logro arreglar lo de los comentarios.
      Tienes un correo en la pestaña contacto.
      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Hola Delia, nunca lo he dicho pero la imagen que preside tu blog, aparte de acertada, irradia un algo de paz y sosiego.

    Un abrazo amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí Ernesto esa es la sensación que tengo frente a los cuadros deTurner, aún en los que muestran las turbulencias del mar, será quizás por el manejo asombroso que da a la luz y su incidencia en los colores...pero en el que elegí como portada dan ganar de estar y quedarse ahí.
      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Magnifico texto e imagen de meditacion. Al igual que a Ernesto me encanta la imagen superior del blog, que tranquilidad proporciona

    ResponderEliminar